La juez Cheri Beasley quien preside la Corte Suprema del estado de Carolina del Norte emitió una orden de emergencia el día 2 de abril de 2020 en respuesta a preocupaciones sobre la transmisión de la enfermedad COVID-19. Esta orden complementa la orden ejecutiva número 121 del gobernador Cooper, cual entró en efecto el 30 de marzo y que se conoce comúnmente como, “Refugiarse en sitio”.

NC Supreme Court Chief Justice

La juez Cheri Beasley quien preside la Corte Suprema del estado de Carolina del Norte emitió una orden de emergencia el día 2 de abril de 2020 en respuesta a preocupaciones sobre la transmisión de la enfermedad COVID-19. Esta orden complementa la orden ejecutiva número 121 del gobernador Cooper, cual entró en efecto el 30 de marzo y que se conoce comúnmente como, “Refugiarse en sitio”.

La juez Cheri Beasley quien preside la Corte Suprema del estado de Carolina del Norte emitió una orden de emergencia el día 2 de abril de 2020 en respuesta a preocupaciones sobre la transmisión de la enfermedad COVID-19. Esta orden complementa la orden ejecutiva número 121 del gobernador Cooper, cual entró en efecto el 30 de marzo y que se conoce comúnmente como, “Refugiarse en sitio”.

Un aspecto importante de la orden de emergencia emitida por la juez Beasley es que también provee extensiones para el pago de multas y otros pagos a las Cortes. Esto es para ayudar a aquellos que estén pasando dificultades financieras como resultado de la pandemia y la pérdida de empleo que muchos en nuestra comunidad están sufriendo. Esta ayuda es retroactiva para el pago de multas y costos de las cortes hasta 40 días antes del día 6 de abril. Para pagos programados entre el 6 de abril y el 1 de mayo estos han sido extendidos por un periodo de 90 días. Los despachos de las Cortes también han sido autorizados para no reportar endeudamientos a las cortes al departamento de vehículos motorizados (DMV, por sus siglas en inglés) durante el periodo de gracia citado en la orden de la juez Beasley.